Las Pymes se suman a la gestión de sus equipos humanos siguiendo los métodos de las grandes empresas

Tradicionalmente, la gestión de los recursos se ha configura en torno a temas de índole administrativo y contractual. Sin embargo, en los últimos años se vincula con la vertiente psicológica de los trabajadores y del funcionamiento del equipo.

La concepción de la relación idónea entre empresa y trabajador se va transformando con el paso de los años. Si bien tradicionalmente se consideraba al trabajador una parte como otra de la cadena de montaje, como ocurría en el taylorismo, los diversos cambios acaecidos han humanizado esta relación diferenciando el factor humano de la maquinaria y la tecnología.

Esta premisa se sustenta en los beneficios que puede reportar a una empresa las aportaciones y sugerencias que el propio trabajador puede hacer de su trabajo, lo que se traduce en eliminación de frenos o ideas que reviertan aumenten los dividendos.

La estrategia que siguen las grandes empresas, es la estimulación del talento. En contraposición, las empresas tienen que resultar atractivas y ofrecer una propuesta de valor al empleado para que este se implique. La generación de entornos de trabajo propicios y una cultura de empresa bien definida, son elementos fundamentales para completar las estrategias que propician el desarrollo del talento.

Sin embargo, las Pymes generalmente no tienen la misma posibilidad en la inversión de recursos para este tipo de cuestiones equiparable a las grandes corporaciones, aunque cada vez son más las que incorporan parte de esas metodologías. El Curso Gestión Personal, impartido por Euroinnova Formación, considera tanto los aspectos administrativos de los recursos humanos como la vertiente más puramente psicológica.