Ventajas e inconvenientes de vender en Amazon

¿Quién no conoce Amazon hoy en día? Seas usuario o no, es prácticamente imposible no oír su nombre al menos una vez al día, bien sea en el entorno familiar, círculo de amistades o en el centro de trabajo.

De hecho, según datos obtenidos del informe Total Retail 2017, realizado por PwC, de los 24.400 consumidores entrevistados en todo el mundo, el 56% aseguraban comprar en Amazon. Si nos ceñimos al segmento de españoles, unos 1000 dentro del total, el 80% de los mismos confirmaban hacerlo a menudo y el 29% que, debido a esto, sus compras en tiendas físicas habían disminuido.

En el caso de otros países, como Estados Unidos, Reino Unido o Alemania la cifra de compra de forma habitual se eleva a un 90%, lo que confirma sin duda alguna el enorme tirón que la plataforma americana tiene entre los consumidores.

Desde la propia organización, además, aseguran que en el caso particular de España han creado 1.300 puestos de trabajo desde 2011 y planean aumentar esa cifra a 2.500 en los próximos tres años. Sin embargo, ¿qué sucede cuando cambiamos el punto de vista y nos centramos en las empresas que ofrecen sus servicios?, ¿es todo igual de positivo?

Ante todo, hay que deliberar esta opción muy concienzudamente, pues desde el punto de vista empresarial conlleva unas implicaciones trascendentales, desde el proceso de producción hasta el de logísitica.

Ventajas de vender en Amazon

  • Alto índice de conversión. Como hemos visto en los datos anteriores, podemos hablar de una clientela muy fidelizada dentro de un elevado número de usuarios habituales. Todo ello implica un tanto un gran abanico de posibilidades de venta como de clientes potenciales.
  • Sistema intuitivo. Con tan sólo un par de clics podrás subir tus productos a la plataforma, gracias a un sencillo y rápido sistema de subida de ficheros de carga de inventario. Además, desde Amazon te proporcionan una completa plantilla con las instrucciones a seguir.
  • Confianza por parte de los usuarios. Gran parte del éxito cosechado por Amazon se debe a los elevados niveles de confianza depositada por parte de los consumidores. El hecho de que todos los productos estén valorados por puntuación y por críticas, además de poder acceder a la ficha del vendedor y ojear su nivel de reputación, es determinante.

Por norma general, los potenciales clientes tienen menos reparos a la hora de cerrar una transacción en Amazon, puesto que, sumado a los niveles de confianza que inspira el site, pueden realizar una infinidad de compras de diferentes categorías mediante un único registro. Si comprasen los mismos productos en diferentes e-commerce, lo habitual sería que se verían obligados a registrarse en todos y cada uno de ellos.

Inconvenientes de vender en Amazon

  • Disminución de ingresos. Vender en Amazon implica ganar hasta un 20% menos por producto que si la venta se produjese a través de cualquier otra vía. Esto se debe principalmente a que el IVA se aplica sobre el precio final incluido, reduciendo notablemente el margen de beneficio.
  • Competencia agresiva. Si antes hablábamos de los altos niveles de demanda, podemos afirmar que la oferta no se queda atrás. Cientos de empresas y particulares compiten por aparecer en los primeros resultados de búsquedas, y ello implica políticas de precio agresivas y fluctuantes.

Además de los precios, también hay una fuerte “pelea” en cuanto a la reputación se refiere, puesto que no son pocos los ofertantes con amplia experiencia y excelentes críticas, que, a priori, llamarán la atención del usuario por encima de otros. Aumentar la visibilidad, por lo tanto, requiere de una estrategia muy planificada.

No hay que olvidar, por otro lado, que Amazon es un vendedor en sí mismo, por lo que no tendrá ningún reparo en dar preferencia a los vendedores que él estime oportuno según sus propios criterios.

  • Dependencia externa. Al igual que destacamos los altos niveles de conversión y el elevado número de usuarios, conviene considerar que el no depender de uno mismo conlleva sus riesgos. Por ejemplo, si ves aumentar tus ventas considerablemente, es lógico que incrementes la inversión para conseguir más stock, almacenaje y un mayor despliegue logísitico, entre muchos otras medidas, como aumentar la plantilla.

Lo que a priori parece positivo puede volverse en tu contra, puesto que si Amazon decidiese cortar la inyección de tráfico el resultado sería un notable descenso en los niveles de ventas y, en consecuencia, unos costes muy difíciles de asumir.