4 de cada 10 españoles atiende asuntos del trabajo durante sus vacaciones

Termina agosto y con él las vacaciones para muchos españoles. Toca volver a la rutina, al trabajo y recordar a través de las fotografías esos días de descanso, jornadas de playa y montaña y sentirse libre de obligaciones. Pero ¿es la vuelta al trabajo tan dura como pensamos? ¿Sufrimos realmente los españoles la llamada “depresión postvacacional?

Groupon ha querido conocer cómo afrontamos septiembre y el nuevo curso a través de una encuesta a más de 1.100 usuarios españoles.

La primera conclusión es que la “depresión postvacacional” no es tan generalizada como pensamos. De hecho, 6 de cada 10 españoles afirman que vuelven con las pilas cargadas y con una actitud positiva y un 58% reconoce que logra desconectar totalmente del trabajo durante sus días de descanso. Sin embargo, 4 de cada 10 españoles declaran que tienden que atender asuntos laborales durante sus vacaciones de verano. En concreto un 29% confiesa que revisa su correo electrónico y que recibe llamadas laborales y un 9% admite que, aunque intenta desconectar, siempre tiene que resolver algún “marrón” o atender llamadas de su jefe durante esos días. Además, un 3,4% reconoce directamente que su trabajo no le permite desconectar ni siquiera en vacaciones. Entre los que logran desconectar totalmente, los hay que logran evadirse tanto que incluso un 14,5% olvida las contraseñas de acceso a su ordenador o dispositivos móviles.

Pero hay quien sufre con el final de las vacaciones y reconoce pasar por la “depresión postvacacional”. En concreto un 37,5% admite que afronta la vuelta más irritable, triste, cansado y desganado. Aunque por lo general es un sentimiento que dura poco tiempo. De hecho, un 46,5% de los encuestados afirma que esta desgana les dura un par de horas, a un 15,5% un día, entre dos y tres días al 26% y solo el 10% reconoce sentir ese malestar una semana o más.

La vuelta a la rutina es lo peor de la vuelta al trabajo para el 38% de los españoles, seguido de los madrugones, algo que señala el 36%. Los atascos y volver a “aguantar” al jefe o los compañeros es lo peor para un 10% respectivamente.

  • Cómo afrontamos la vuelta de las vacaciones

Cada uno afronta la vuelta a la rutina como puede. La mitad de los encuestados prefieren volver de sus vacaciones al menos un par de días antes de incorporarse al trabajo para poner orden en sus domicilios y recuperar el horario con tranquilidad. Un 21% elige además incorporarse a mitad de semana para que la vuelta al trabajo no sea tan dura, mientras que el 26% apura al máximo sus vacaciones y no regresa hasta el día antes de incorporarse a su trabajo.

Una de las cosas más tediosas del final de las vacaciones es deshacer las maletas. El 50% de los encuestados prefiere afrontar esta tarea cuanto antes y lo hace el mismo día que llega, el 26% lo hace al día siguiente y solo un 22% admite que tarda más de una semana en tenerlo todo recogido.

Para hacer más llevadera la vuelta son muchos los que planean nuevas escapadas. Así el 11% decide salir fuera de la ciudad el fin de semana para “alargar” un poco la sensación de vacaciones, el 25% planea ya las siguientes vacaciones o puentes y el 24% busca actividades cerca de su ciudad para pasar el día fuera. Aunque hay un 28% que prefiere quedarse en casa y volver cuanto antes a la rutina y un 13% que no tiene más remedio que quedarse por falta de presupuesto.

  • Nuevo curso, nuevos propósitos

Septiembre es sinónimo de nuevo curso, y también de nuevos objetivos y retos. 8 de cada 10 españoles trata de retomar hábitos saludables tras los excesos del verano. Un 21% se pone a dieta y comienza a ir al gimnasio nada más volver de sus vacaciones y el 58% empieza poco a poco ya que admite que es complicado al ser todavía verano. El 21% reconoce directamente que no retoma hábitos saludables hasta que llega el mal tiempo.

Además, 6 de cada 10 encuestados se propone afrontar el nuevo curso con alguna nueva actividad o propósito. El 36% decide ir al gimnasio y perder peso y un 15% se marca como objetivo llevar una vida más relajada y encontrar el equilibrio interior apoyándose en clases de yoga, por ejemplo. Aprender un idioma es un propósito del nuevo curso para el 14% y practicar deportes menos habituales como el buceo, boxeo, golf, aikido o esgrima lo escoge un 9%. Además, un 4,4% se decide a iniciar un curso de cocina y un 3,8% se propone dejar de fumar.