4 de cada 10 españoles pediría un préstamo para sus vacaciones

El verano ya está aquí y con él las esperadas vacaciones de verano para darnos un más que merecido descanso. En nuestro país, el 40,7 % pediríamos un préstamo para viajar y financiar las vacaciones de verano, de acuerdo con una encuesta realizada por el Grupo Kruk. De estos españoles dispuestos a solicitar financiación el 31,1 % lo pediría para pagar los gastos de un viaje, mientras que un 28,8 % lo haría solo si la agencia de viajes le propone una buena oferta. Financiar unas vacaciones puede ser una manera de evitar el pago de golpe de todos los gastos que conlleva, nos explica el comparador HelpMyCash.com, pero se debe hacer con responsabilidad para evitar un sobreendeudamiento.

Después de los ahorros, las tarjetas de crédito son la forma de pago más común

La encuesta realizada por el Grupo Kruk muestra que la mayoría de los españoles (60,7 %) opta por acudir a los ahorros para pagar sus vacaciones, pero también que el 33,7 % utiliza las tarjetas de crédito para financiar sus viajes y un 9,2 % acude a los préstamos bancarios. Además, un 27,5 % solicitará préstamos para no gastar sus ahorros de golpe, aunque el 15,2 % prefiere no irse de vacaciones a tener que solicitar financiación para ello.

El método de financiación que se elija dependerá de los gastos del verano que queremos financiar. Lo más responsable es partir gastos y elegir cuáles financiaremos y cuáles pagaremos con ahorros para evitar una gran deuda por las vacaciones. Lo más aconsejable es realizar un presupuesto e intentar utilizar siempre nuestro dinero. Lo más común es pagar con ahorros los gastos más comunes de las vacaciones y pagar a plazos solamente los grandes gastos como transporte y estancia. De esta manera, evitaremos endeudarnos demasiado.

¿Qué método de financiación elegir para financiar las vacaciones?

Para pagar a plazos las vacaciones de verano tenemos dos opciones a las que acudir. Por un lado, las tarjetas de crédito son una buena alternativa, ya que la mayoría cuenta con seguros de viaje gratuitos que cubrirán distintas incidencias si compramos los billetes o reservamos la estancia con ellas. Igualmente, serán una buena alternativa siempre que los gastos no superen los 1.000 euros, ya que una cantidad superior la podríamos conseguir con préstamos cuyo interés es mucho más bajo.

Por otro lado, también tenemos los préstamos personales. Muchas entidades ofrecen créditos específicos para esta finalidad, como Younited Credit, que ofrece financiación desde el 6,08 % TAE o el Crédito Proyecto de Cofidis, que ofrece financiación para viajar desde el 6,13 % TAE, sin comisiones y sin cambiar de banco. Este tipo de financiación será más adecuada para financiar cantidades superiores a los 1.000 euros, aunque igualmente también debemos hacer cuentas para evitar pedir dinero de más y así evitar sobreendeudarnos.

En cualquier caso, elijamos la forma de pago que elijamos, siempre será necesario calcular nuestro gasto máximo y mantenernos en dicho presupuesto para evitar que el pago de las vacaciones se una a la temida cuesta de septiembre y a las compras de Navidad.