Acuerdo entre Ecoembes y el Ayuntamiento de Valladolid para poner en marcha un proyecto piloto de economía circular

El Ayuntamiento de Valladolid y Ecoembes han dado a conocer esta mañana los resultados del proyecto piloto de economía circular que se está desarrollando en el Barrio de La Victoria. El objetivo es conseguir, en un año, que el 60% de los residuos se depositen en los contenedores correctos, en línea con los objetivos marcados por Europa, que fija esta cifra para el año 2030. La experiencia comenzó en el mes de marzo y concluirá el próximo febrero.

María Sánchez, concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Valladolid, y Ángel Hervella, director de Gestión Local y Autonómica de Ecoembes, han presentado la experiencia en rueda de prensa; una iniciativa que, durante el mes de octubre, ha mejorado las recogidas selectivas. Para su puesta en marcha, han fomentado la participación ciudadana a través de medidas enmarcadas en la economía circular, relativas a la prevención en la generación de residuos, la correcta gestión de los mismos, la información y un sistema de incentivos.

La concejala de Medio Ambiente ha agradecido la colaboración del vecindario de la Victoria, verdadero protagonista del logro, y ha señalado varias conclusiones, la mejora de la recogida selectiva de materia orgánica, gracias a la concienciación y al nuevo contenedor de boca estrecha, la necesidad de instalar contenedores para textiles, la importancia del trabajo de información y educación permanente y a pie de calle en todo lo relativo al cuidado del medio ambiente.

En este sentido, se ha instalado un sexto contenedor, el de envases ligeros (amarillo), completando la recogida existente de materia orgánica, residuos

inorgánicos, papel-cartón, vidrio y aceite usado, además de los aparatos eléctricos, pilas, bombillas, medicamentos, etc. que se depositan en Puntos Limpios, tiendas. También se ha incorporado la recogida de textiles con tres contenedores. Por otra parte, para fomentar y ampliar la recogida selectiva fuera del hogar, se han entregado papeleras amarillas (briks, latas y envases de plástico), azules (envases de papel y cartón) y marrones (materia orgánica) para su instalación en centros públicos (polideportivos, centro de mayores, centro de salud, etc.) y, con este mismo objetivo, se ha creado una red de establecimientos y comercios adheridos al proyecto.

En esta línea, también se han repartido composteras individuales para los hogares y se ha fabricado una común en el huerto comunitario ‘La Huerta Sin puerta’, con el fin de fomentar el autocompostaje como medida de prevención de generación de residuos.

Todas estas medidas han ido acompañadas de una intensa campaña de concienciación vecinal, a través de charlas informativas en asociaciones y comercios, y patrullas informativas en la calle. Para lograr la implicación de toda la comunidad educativa, se han entregado en los colegios papeleras amarillas, azules y marrones. Además, la ciudadanía ha recibido un boletín informativo con los avances del proyecto e información sobre cómo separar correctamente los residuos.

“En España se generan anualmente 21 millones de toneladas de residuos domésticos. Esto nos obliga a dar pasos que nos permitan acercarnos a los objetivos de reciclado marcados por Europa: 50% en 2020; 55% en 2025 y 60% en 2030. Esperamos poder replicar este proyecto en más ciudades y continuar trabajando para cuidar de nuestro medio ambiente a través de la economía circular”, ha afirmado Ángel Hervella, de Ecoembes.