Aspectos a tener en cuenta antes de invertir en una startup

La idea de negocio es un aspecto fundamental para cualquier startup si quiere crecer y sobrevivir en el competitivo entorno empresarial actual. Pero si se quiere convencer a un inversor para que entre en la compañía será necesario cuidar más elementos.

“Aunque cada inversor tiene su propio método, hay varias variables que miden el estado de la compañía y son las primeras que se evalúan”, explican desde Ad&Law, firma especializada en el asesoramiento a startups. Así, señalan cuáles estos puntos que hay que tener en cuenta para convencer a los inversores para que apuesten por el proyecto.

  • El equipo

El primer elemento en el que se fija un inversor es el equipo que forma la empresa, ya que es el eje que constituye el eje sobre el que pivotará todo lo demás. “Si una startup no tiene un buen equipo detrás, probablemente no funcione, apuntan desde Ad&Law. “No debemos confundir tener un gran fundador, que ejerza de hombre orquesta, con tener un buen equipo”, advierte Oliver von Schiller, socio de Ad&Law. “Hoy en día la competencia es muy alta en cualquier mercado por lo que todas las áreas deben ser atendidas de manera correcta con el personal adecuado”, sentencia el experto.

Además, el equipo debe mostrar su motivación con el proyecto. Y todos deben demostrar que cuentan con la experiencia suficiente para enfrentarse a situación imprevistas con éxito, con una red de contactos adecuada, con la formación necesaria, y que son capaces de aprender y adaptarse a los cambios que experimentará la empresa.

  • Dedicación

Una de las cosas que más rechazo provoca entre los inversores es que el fundador no esté dispuesto a destinar el 100% de su tiempo al proyecto. Una idea que también se aplica a otro personal clave como el director de tecnología (CTO) o el director de operaciones (COO). Desde Ad&Law recomiendan en este sentido que si un emprendedor quiere captar inversiones “le demuestre la exclusividad que dedica al proyecto.

Asimismo, el fundador debe demostrar su capacidad de liderazgo, además de sentir buen feeling con el inversor, ya que “previsiblemente, trabajarán juntos varios años”, explica Von Schiller.

  • Estado del negocio y crecimiento

Otra cuestión en la que habitualmente se fijan los inversores es en el estado actual del negocio y su capacidad de crecimiento. Suelen entrar en negocios que ya tengan un cierto nivel de ventas o tracción. “Si se percibe que el negocio tiene potencial real es más fácil atraer al inversor”, apunta el experto.

  • Competencia

Al contrario de lo que muchos emprendedores piensan, la existencia de competidores significa que la idea es buena, y que el sector es adecuado, aunque para atraer al inversor hay que tener claro cómo diferenciarse. Muchos buenos negocios se basan en copiar y adaptar modelos de negocio ya existentes a un nicho o mercado diferente, lo que permite convencer fácilmente a los inversores. Pero si se apuesta por un proyecto competitivo y diferencial, habrá que demostrar las barreras que tienen las demás empresas y cómo nuestra compañía ya las ha superado.

  • Valoración de la empresa

Otro elemento en el que se fija un inversor es en la valoración de la empresa. Como en cualquier otro elemento de la economía de mercado, las compañías valen lo que alguien esté dispuesto a pagar por ellas. “No obstante, lo que para un inversor es una ganga, para otro puede ser una estafa”, apuntan desde Ad&Law. Así, Von Schiller señala varios aspectos en los que se debe fijar un inversor para valorar adecuadamente el precio de una compañía: el precio de otras empresas alternativas, la rentabilidad esperada, los pasivos financieros, laborales o de otro tipo, la diversificación de la cartera y las cláusulas de pacto de socios.