Cómo contratar el talento más adecuado para tu empresa

El buen funcionamiento de una empresa y gran parte de su éxito lo marcan las personas que trabajan en ella.

Es obvio que contar con un plan de negocio definido, estrategia de marketing, de ventas, etc. es muy importante, pero si no tienes a profesionales cualificados que puedan llevar a cabo estas tareas, estás perdido.

En lo que respecta a la contratación, las cosas han evolucionado mucho. Antes, los perfiles se distinguían por su formación, su conocimiento de varios idiomas…todo estaba muy enfocado en lo que sabías hacer. Ahora, además de importar qué sabes o puedes hacer, se valora tanto, o más, cómo lo vas a hacer. Es decir, tu perfil profesional y personal: quién eres, qué te diferencia y qué puedes ofrecer distinto al resto de candidatos.

Teniendo en cuenta esto y sabiendo la importancia que tiene una buena contratación para el éxito de tu empresa, te dejamos algunas pautas a seguir para conseguir contratar a los mejores:

  • Contrata a personas que crean en tu empresa. Para llevar a buen puerto un proyecto, es necesario que quienes lo están realizando crean en él firmemente. Recluta a gente afín a tu cultura de marca y que encaje en tu empresa.
  • Busca que sean íntegras. A la larga, una persona íntegra y sincera te será más útil que el más rápido o experimentado de los trabajadores.
  • Examina las referencias. Este es un error muy común. Analiza y comprueba con calma las referencias que aporte sobre su vida laboral. Y no olvides pedir muestras de su trabajo.
  • La actitud es clave. Además de, obviamente, contar con un curriculum fuerte, es muy importante la actitud que muestre el aspirante. Es muy positivo que muestre flexibilidad, ganas de aprender cosas nuevas, etc.
  • Si la actitud es clave, la pasión también. Un profesional apasionado por su trabajo será mucho más productivo y perfeccionista y, por lo tanto, más beneficioso para tu empresa.
  • Durante la entrevista, deja que el aspirante hable. Limítate a escuchar y permite que lleve él el peso de la conversación. Aprenderás muchas más cosas sobre su personalidad real, yendo más allá de su currículum.
  • “Pensar fuera de la caja”. Es importante que tus empleados sean creativos y capaces de ofrecer respuestas diferentes y originales a los problemas que vayan surgiendo en tu empresa. Para comprobar si un aspirante cumple estos requisitos, puedes tener una serie de test o pruebas sobre este tema.
  • Pruébala. Si después de la entrevista aún tienes dudas, hazle una prueba en la que tenga que demostrar no sólo sus capacidades técnicas, sino también su grado de compromiso, responsabilidad y pasión.
  • Destierra las contrataciones por compromiso. Es mejor mantener la situación actual de tu empresa y esperar al candidato ideal que conformarse con alguien mediocre.
  • Identifica tus debilidades y contrata en función de ellas. Rodéate de gente que te complete, no que sea exactamente igual a ti.
  • Diversifica. Cuanto más abras el abanico de opciones, con más puntos de vista contarás. Cada uno expondrá sus propias ideas y eso hará más rica a tu empresa.
  • Confía en tu instinto. Puedes hacer como Mark Zuckerberg, y preguntarte si te apetece charlar con esa persona si la ves un domingo en el centro comercial.

BONUS: No limites la entrevista al entorno laboral. Si quieres conocer realmente al aspirante, sus gustos, sus inquietudes, sus miedos…busca entornos agradables que permitan un mayor grado de confianza y distensión en la charla: un café, una comida informal, etc.