Consejos para evitar que tu cuerpo tenga síndrome postvacacional

El verano es una época de muchos excesos, se incrementa el consumo de helados, dulces, fritos, comida copiosa y horarios descontrolados. ¿El resultado? En las vacaciones engordamos hasta 3 kg según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. Esto hace que muchas veces volver a la rutina sea difícil, tras un largo tiempo de descanso. No se trata de perder los kilos ganados lo más rápido posible a base de dietas milagro o suprimiendo alimentos, sino hacerlo de manera progresiva para que el efecto sea el deseado, es decir, recuperar nuestro peso ideal. El secreto, alimentación saludable y por supuesto, ejercicio físico.

Con el fin de ayudarnos a combatir el temido síndrome postvacacional, Deliveroo, la empresa de comida a domicilio de calidad, ofrece las siguientes claves para retomar el ritmo y deshacerse de los excesos de la temporada estival, en colaboración con la nutricionista Carla Sánchez-Zurdo.

  • Si no eres muy amante del agua…¡alíate con las infusiones! No podemos olvidar el consumo diario de agua, en torno a los 2,5-3 litros. Además, si te gustan las infusiones y los tés, hay una gran variedad con propiedades depurativas y diuréticas, que te ayudarán a recuperar el cuerpo de forma más rápida, a reajustar el metabolismo del cuerpo y eliminar las toxinas acumuladas.
  • Siempre, frutas y verduras de temporada. La naturaleza es tan sabia que en septiembre nos ofrece frutas y verduras muy interesantes para recuperar la forma: tales como el limón y el pomelo, ambas muy depurativas si las tomamos en ayunas, el kiwi que ayuda a regular el tránsito intestinal, o la piña, con propiedades diuréticas. Entre las verduras encontramos el pepino, muy bajo en calorías, el pimiento rojo y verde, la calabaza, la cebolla, esta última muy depurativa. Todas ellas ideales para hacer menús sabrosos y saludables.
  • ¡Es hora de quemar comiendo! Para conseguirlo, una buena forma es comer alimentos que elevan la temperatura corporal y aceleran el metabolismo. Es decir, alimentos picantes como el curry, la pimienta cayena o la cúrcuma.
  • ¡No te olvides de los integrales! Como los copos de avena, la pasta o el arroz integral, al ser integrales contienen una mayor cantidad de nutrientes, y son ricos en fibra insoluble, lo que favorece el tránsito intestinal y crea sensación de saciedad.
  • ¡Aprovecha y desayuna fuerte! Debes recuperar tus cinco comidas diarias: un desayuno completo; una fruta o batido saludable a media mañana; una comida más cercana a las doce del mediodía que a las cuatro de la tarde; un yogur o puñado de frutos secos para merendar; y una cena ligera una hora y media antes de acostarte.