El 30% de los trabajadores no consigue desconectar del trabajo durante sus vacaciones

Randstad ha realizado un estudio para conocer si los ocupados desconectan del trabajo durante las vacaciones o no. En el análisis se incluyen los motivos por los que los trabajadores no logran desconectar, los canales que utilizan las empresas para contactar con ellos, el tiempo que tardan en desconectar y lo que les cuesta hacerlo según su nivel de formación.

Randstad afirma que casi uno de cada tres trabajadores no logra desconectar del trabajo durante las vacaciones. En concreto, el 30% responde de manera negativa cuando se le pregunta si consigue desvincularse del trabajo durante el periodo vacacional, frente al 70% que asegura poder hacerlo.

El análisis revela que la tasa de profesionales que no logra desconectar del trabajo ha aumentado casi 8 porcentuales en el último año, ascendiendo desde el 22,2% de 2018 hasta el 30% de 2019.

Los ocupados que no logran desconectar dan diversos motivos que les impiden llevarlo a cabo. El principal es que son incapaces de desvincularse mentalmente de los temas laborales, algo que afirma el 49,1% de los profesionales. Casi uno de cada tres (30,3%) afirma que no consigue desconectar del trabajo porque la empresa le contacta en sus días libres. A estos dos principales motivos le siguen la imposibilidad de delegar en un compañero (10,3%), el no querer delegar el trabajo (6,6%) o que sea el propio trabajador quien contacta con su empresa (3,8%).

Ya sea porque la empresa contacta con el trabajador o porque es el profesional quien lo hace, el 34,1% de los empleados que están en su periodo de vacaciones asegura que mantiene contacto con su compañía.

Cuanto mayor es el trabajador, menos contacto mantiene con su empresa

Según el informe de Randstad, son los menores de 25 años los que más contacto mantienen con la empresa (48,6%), seguidos por los que tienen entre 25 y 45 años (37,2%). Los profesionales mayores de 45 son los que menor contacto tienen con sus empresas durante las vacaciones, con apenas un 24,2%.

Randstad destaca que el canal de comunicación más utilizado entre la empresa y el profesional es el de mensajería instantánea (principalmente Whatsapp). Casi 6 de cada diez profesionales (59,6%) afirma que es el método principal que utilizan para comunicarse. Las llamadas telefónicas se erigen como la segunda vía de comunicación más utilizada (51,3%), seguidas del contacto a través del correo electrónico (36,1%).

Siete de cada diez ocupados tarda menos de una semana en desconectar

Randstad también analiza el tiempo que el empleado tarda en desconectar de su trabajo. El 71,2% de los profesionales asegura que es capaz de desconectar totalmente del trabajo en menos de una semana. Si analizamos el tiempo que tardan en hacerlo los trabajadores por tramo de edad, el análisis nos muestra que los empleados con menos de 25 años son los que más tiempo tardan en desconectar, ya que el 38,3% asegura que necesita entre una y dos semanas para hacerlo. Por su parte, el 34,4% de los mayores de 45 años asegura que les basta con un día para desconectar por completo. Más de la mitad de los trabajadores de entre 25 y 45 años (53,1%) logra desconectar en menos de tres días.

Las mujeres desconectan con más facilidad

El análisis llevado a cabo por Randstad también tiene en cuenta el sexo de los profesionales para extraer conclusiones interesantes. De esta manera, se detecta que a los hombres les cuesta desconectar más que a las mujeres. Los datos reflejan que el 31,4% de los trabajadores siguen conectados a sus trabajos en el periodo vacacional mientras que si atendemos a las mujeres, el porcentaje baja hasta el 28,2%.