El 57% de los Millennials dispuesto a renunciar a su puesto de trabajo si no recibe la formación correspondiente

España registraba este pasado mes de agosto la subida de la tasa de desempleo más alta desde el año 2010 y no es una sorpresa. Nuestro país lidera junto con Grecia, el ranking de paro de la UE, duplicando a países como Alemania, Países Bajos o República Checa.

Con estos datos en la mano, resultan comprensibles las principales conclusiones de la II edición del estudio Carencias de Capacidades, elaborado por Udemy entre más de 1.000 trabajadores españoles.

Los Millennials, los más preparados y exigentes

Es una realidad que las nuevas generaciones cada día están más formadas y preparadas para enfrentarse al mercado laboral, así lo corrobora el estudio de Udemy que destaca que, si bien el 10% de Baby Boomers ha cursado estudios de posgrado, los Millennials ya los supera en 15 puntos porcentuales. También así lo creen ellos, que en su mayoría (74%) considera contar con las habilidades requeridas por el mundo laboral, frente al 64% de los Baby Boomers. No obstante, consideran que tendrán menos oportunidades de avanzar profesionalmente que los trabajadores de generaciones anteriores.

Y son precisamente los Millennials, los que detectan en mayor medida esta carencia de capacidades en el entorno laboral. El 78% de los jóvenes entre 21 y 35 años afirma ser consciente de ella, este porcentaje disminuye ligeramente entre los adultos entre 36 y 52 años hasta el 74%, y contrasta significativamente con el 54% de trabajadores a partir de 53 años.

Además, el estudio también resalta cuáles son las capacidades más difíciles de aprender para cada generación. Para los Baby Boomers las habilidades técnicas y digitales (33%), junto con las de liderazgo y gestión (33%), son las más complicadas de adquirir. Estas últimas serían también las competencias más complejas tanto para la generación X (40%) y para los Millennials (36%).

Sin embargo, todas las generaciones coinciden en que el mundo laboral está en continuo movimiento y que las habilidades requeridas para su trabajo actual cambiarán en 5 años, cobrando una especial importancia la inteligencia artificial y la automatización. Si bien un 77% de los nacidos entre los años 50 y 60 no cree que esta nueva tecnología sea capaz de reemplazar sus funciones, este porcentaje disminuye conforme lo hace la edad de los encuestados, hasta llegar al 54% en los nacidos entre los años 80 y 90.

Sin embargo, por otro lado, también muestran su temor a que su ubicación geográfica limite sus oportunidades de trabajo y el 55% estima que ya lo hace. Algo en lo que difieren los Baby Boomers, ya que tan solo un 38% está de acuerdo con esa percepción”. 

Los hombres, más `aventureros´ profesionalmente que las mujeres

Las diferencias en el entorno laboral no solo las encontramos entre generaciones, el estudio de Udemy también ha sacado a la luz algunas diferencias curiosas entre hombres y mujeres. De este modo, subraya que los hombres (73%) se muestran más lanzados a la hora de cambiar de país ante una buena oportunidad laboral -frente al 67% de las mujeres-, así como para renunciar a su puesto de trabajo si su superior no les facilita el acceso a formación para crecer profesionalmente (52%) -en contraste con el 43% del género femenino.

Si bien es cierto que ambos géneros reconocen que la carencia de capacidades también les afecta a ellos, las mujeres se muestran más de 6 puntos porcentuales más humildes, lo que se traduce en un 65% de las mujeres frente al 59% de los hombres. 

Finalmente, teniendo en cuenta que un 25% de los españoles cuenta con un segundo empleo, resulta interesante destacar que, más allá de para ganar un sobresueldo, un 23% de las mujeres lo hacen pensando en convertirlo algún día en su trabajo a tiempo completo, frente al 13% de los hombres.