El coworking gana terreno a la oficina tradicional

El coworking lleva años siendo una de las palabras más googleadas en nuestro país. La definición nos dice que el coworking o cotrabajo es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores, compartir un mismo espacio de trabajo (físico y/o virtual) con el fin de desarrollar nuevos proyectos profesionales a la vez que fomentan proyectos conjuntos.

En la práctica, que no dista mucho de esta definición, los espacios de coworking son oficinas compartidas en las que los profesionales se dan cita para trabajar. Habitualmente hablamos de empleos que no necesitan más que un portátil, un móvil y una buena conexión a internet. Los más asiduos suelen ser programadores, diseñadores, community managers, periodistas, consultores, etc.

Desde hace unos años, esta filosofía de trabajo no deja de crecer en nuestro país. Aburridos de la oficina tradicional y anodina, los profesionales apuestan cada vez más por estos espacios en los que pueden desarrollar su creatividad, aprender de otros sectores, debatir con colegas y donde hasta pueden gestarse nuevos proyectos fruto de estas asociaciones. Actualmente, en el portal español Coworking Spain, hay más de 500 registrados y, según el estudio anual de la revista DeskMag, en Europa había 1.660 espacios de este tipo en 2018.

Además de contar con compañeros de distintos sectores y con diferentes capacidades, la principal diferencia con una oficina normal es la figura del gestor, la persona que trabaja a tiempo completo en el coworking para que los miembros se conozcan mejor y se genere un clima de confianza y dinámicas de colaboración que permitan acelerar las oportunidades de trabajo y ayuda. La idea, que surgió en San Francisco en el 2005, es una evolución natural del trabajo colaborativo. El ser humano, como animal social que es, busca entornos en los que sentirse cómodo y arropado y en los que poder desarrollar todas sus aptitudes.

Ventajas del coworking

  • Flexibilidad. Estos espacios ofrecen diferentes planes en función de las horas que necesites.
  • Espacio propio. Contar con tu propio espacio te motiva y, por lo tanto, te hace ser más productivo.
  • Además cuentan con salas de reuniones y demás.
  • Sin distracciones. Es más fácil concentrarse en un coworking que en tu propia casa, por ejemplo.
  • Mayor conciliación laboral y familiar

Desventajas del coworking

  • El ruido. Es probable que, si estás acostumbrado a trabajar en absoluto silencio, el ambiente de colaboración del coworking te parezca algo ruidoso.
  • El silencio. Tanto el punto anterior como este dependen del coworking en el que estés. Es posible que haya un silencio absoluto y eso te incomode, por ejemplo, para hacer llamadas.
  • No hay privacidad

¿Cuánto cuesta un coworking?

Los precios de los coworking varían mucho dependiendo de la ciudad en la que los busques. En San Francisco, por ejemplo, pueden llegar a pedir 700 euros por persona. En España, sin embargo, los precios son mucho más asequibles. En ciudades como Madrid y Barcelona, donde hay mucha oferta, los precios oscilan entre los 50€ por un día a la semana y hasta 250€ por un puesto fijo. También hay ofertas especiales, como los bonos de 10 horas por 25€.

Otra opción son los espacios de coworking gratuitos, que los hay. Gestionados mayoritariamente por instituciones públicas, la única desventaja es que no cuentan con la figura del gestor de la que hablábamos antes.

Si estás interesado en vivir la experiencia coworking, investiga y analiza si te puede beneficiar o no y busca tu coworking más cercano. Están presentes ya en casi todas las ciudades españolas.