El mundo Low Cost está muy presente en el sector de las franquicias

El mundo low cost cotiza al alza dentro de todos los modelos de negocio vigentes hoy en día, incluido el que representa el sector de las franquicias que también ha apostado por enseñas con las características típicas de este tipo, según se destaca en un informe elaborado por Franquicias.es.

En primer lugar, debemos saber qué es una franquicia low cost. La respuesta es que una franquicia barata es aquella en la que la inversión, el canon de entrada o los royalties a pagar a la central franquiciadora son económicos y no suponen una gran inversión.

Ahondando en esta definición, tendremos que subrayar que la adquisición de una franquicia no es algo gratuito y nunca lo será, ya que la transmisión del know-how tiene un coste siempre, aunque en este caso sea algo menor, siempre llevará un desembolso económico. En el caso de las franquicias low cost será más reducido que en otros casos, pero siempre conllevará un desembolso económico que tratará de no mermar la tasa de fracaso en caso de que el emprendedor decida iniciar un negocio por su cuenta.

Por otra parte, hay que resaltar que las franquicias low cost en España tienen una demanda cada vez más importante, ya que representan casi la mitad de la oferta total de empresas franquiciadoras, pero ¿cuál es el origen de este tipo de enseñas en nuestro país? Este tipo de franquicias nacen como consecuencia de un momento económico complicado en nuestro país y triunfan gracias al gancho de la baja inversión que requiere para el emprendedor o inversor el hacerse con una enseña de este tipo.

¿Qué entendemos por franquicias Low Cost?

Este tipo de franquicias tienen como principal característica el hecho de requerir poca inversión por parte del inversor o emprendedor. En este sentido hay que señalar que tanto el canon de entrada o los royalties a pagar a la central franquiciadora sean económicos y no supongan una gran inversión y desembolso para los que se apunten a este modelo que cuenta cada día con más adeptos.

En el caso de las franquicias tradicionales hay que resaltar que cuentan con el principal inconveniente de que supongan una inversión inicial que pueda ser elevada en un momento en el que la obtención de la financiación no es una tarea sencilla. En este punto es cuando las franquicias low cost se crecen y consolidan su auge en un momento de duda en lo que respecta a la franquicia tradicional.

Factores a tener en cuenta antes de invertir en una franquicia Low Cost

Son muchas las variables que hay que tener en cuenta en este sentido para elegir o no una franquicia de este tipo. En primer lugar, indicar que siempre existirá un canon de entrada que será de mayor o menor cuantía dependiendo la franquicia. Esta cantidad en muchas ocasiones puede ser financiada o incrementada en otros conceptos como los royalties mensuales para conseguir abaratar una cantidad económica que no suponga un esfuerzo desorbitado para el emprendedor y empiece con un importante déficit financiero.

Por otra parte, es importante apuntar que el franquiciado debe escoger la franquicia en función de sus capacidades económicas, ya que no es lo mismo vender ropa o complementos que ofrecer servicios relacionados con el sector del marketing.

Además, es fundamental considerar que el éxito del negocio también viene marcado por el lugar donde se ubica el establecimiento y si existen cláusulas o penalizaciones que no permitan desarrollar el negocio operando bajo una marca propia conservando la clientela que ya tenía consolidada.

Por otra parte, es importante apuntar que toda inversión económica y negocio contiene una cierta dosis de incertidumbre y de riesgo.  Por ello, es muy importante que el emprendedor/inversor examine detalladamente la actividad con el fin de acertar con su rentabilidad, así como tener en cuenta gastos fijos como seguros e impuestos y las partidas que pueden variar, como la materia prima.

Sectores pujantes en el Low Cost

No existen sectores concretos donde el modelo low cost triunfe más que en otros, pero si es cierto que hay algunos negocios más propensos que otros a posicionarse mejor en este escenario. Sectores como la alimentación, servicios o marketing están consiguiendo destacar en un entorno muy competido.

En resumen, el mundo low cost ha venido para quedarse. Cada vez están tomando más fuerza el sector y son muchos los inversores que ven una oportunidad de negocio rentable y con posibilidades de convertirse en uno de los grandes movimientos económicos que hay operativos a día de hoy en España.