¿Estrés laboral? Aquí unos consejos para combatirlo

Todos los trabajadores han sentido, en algún momento, la presión del estrés relacionado con el trabajo. Cualquier trabajo puede tener elementos estresantes, incluso aquél que se hace por verdadera vocación.

A corto plazo puede experimentarse tan sólo como una sensación desafiante o de tensión apremiante, pero cuando el estrés laboral se vuelve crónico puede ser abrumador y convertirse en un elemento perjudicial para la salud física y emocional.

No siempre se pueden evitar las causas de las tensiones que se producen en el trabajo; sin embargo, pueden tomarse medidas para controlarlas antes de que se conviertan en una amenaza para la salud.

¿Cuáles son las causas de estrés en el ambiente laboral?

Dentro de las más comunes se encuentran las siguientes:

  • Un bajo salario.
  • Una carga laboral excesiva.
  • Trabajo poco desafiante o estimulante.
  • Pocas oportunidades para crecer dentro de la empresa.
  • Falta de apoyo de parte de compañeros o superiores.
  • Falta de control sobre las decisiones a tomar dentro de la empresa

¿Cuáles son los efectos potenciales del estrés sin tratar?

Desafortunadamente, el estrés relacionado al trabajo no desaparece al terminar la jornada laboral y volver a casa, y la acumulación del mismo, día tras día, puede tener un efecto muy negativo sobre la salud.

A corto plazo, un ambiente de trabajo estresante puede contribuir a problemas tales como dolor de cabeza, dolor de estómago, trastornos del sueño, mal humor y dificultad para concentrarse.

Cuando se cronifica puede resultar en ansiedad, insomnio e hipertensión, debilitando poco a poco el sistema inmune y pudiendo resultar, en casos graves, en depresión, úlceras gástricas, desarrollo de adicciones o incluso enfermedades cardíacas.

¿Qué se puede hacer?

Para lidiar con el estrés de una forma efectiva es importante tomar las siguientes medidas:

Identificar la fuente del estrés: ​muchas veces la sensación de estrés es general y se manifiesta ante cualquier elemento del entorno laboral. Sin embargo, es probable que las causas del mismo sean bastante puntuales. Identificar cuál es el origen del estrés será de gran ayuda a la hora de determinar cómo afrontarlo.

Desarrollar respuestas saludables:​ en vez de intentar luchar contra el estrés mediante excesos de comida, tabaco o alcohol, elaborar un plan de respuesta saludable será no sólo más beneficioso a largo plazo, sino que además traerá una sensación de recompensa que ayudará a contrarrestar los efectos negativos. El ejercicio, la meditación, el salir a caminar, el dedicarse a un hobby o el pasar más tiempo con la familia son herramientas más poderosas de lo que se cree en la lucha contra el estrés.

Demarcar límites: ​en el mundo digital de hoy es fácil sentir la presión de estar disponible las 24 horas del día. Sin embargo, un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal incluye una puerta que se cierra en el momento en que termina la jornada laboral y no vuelve a abrirse hasta el inicio de la jornada siguiente, sin sentirse culpable o carente del sentido de la responsabilidad.

Destinar algo de tiempo para recargarse:​ para evitar los efectos negativos del estrés crónico y el agotamiento, es necesario disponer de tiempo para reponer energías. Este proceso de recuperación requiere desconectarse mentalmente del trabajo, apagando el teléfono, no abriendo la casilla de correo e incluso, en lo posible, manteniéndose a distancia de los compañeros de trabajo, por más positiva que sea la relación a nivel personal.

Aprender a relajarse: ​el disfrutar de una comida, un paseo o una interacción social (sin pensar en el trabajo o conversar sobre él), u otras técnicas más avanzadas como la meditación, los ejercicios de respiración profunda y la introspección pueden ayudar a aminorar la sensación de estrés.

Comunicar el problema a jefes y superiores:​ un empleado feliz es un empleado eficaz y productivo, de manera que un jefe al cual le importe el futuro de su negocio intentará hacer todo lo posible por crear un ambiente laboral en el que se promueva el bienestar de sus empleados. Comunicar la fuente de la sensación de estrés puede ayudar a la gerencia a estar al tanto de los problemas que ocasionan una disminución de la productividad, pudiendo modificar las condiciones laborales para que sean más enriquecedoras y menos estresantes.

Obtener ayuda profesional:​ solicitar ayuda de amigos y familiares para enfrentar el estrés puede traer respuestas sobre cómo lidiar con él, pero en casos graves lo ideal es recurrir a un especialista, ya que un psicólogo profesional puede proporcionar poderosas herramientas personalizadas sobre cómo lidiar con los efectos negativos del agotamiento mental y la sensación de fatiga que sobrevienen luego de una exposición prolongada al estrés.