Guía rápida para ponernos al día y entender los diferentes tipos de ‘crowdfunding’

El fintech, la tecnología aplicada a las finanzas, no deja de crecer y ofrecernos nuevas formas de gestionar nuestras finanzas. Desde abrir una cuenta online hasta la llamada economía colaborativa que nos traen los distintos tipos de crowdfunding. Esta curiosa forma de relacionarnos económicamente lleva ya 15 años existiendo, aunque en España solamente lleva dos años regulado, nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com. Dentro del crowdfunding, del inglés crowd (multitud) y funding (financiación), podemos encontrar diferentes tipos según la finalidad para la que aportemos dinero o lo solicitemos y las recompensas que se obtienen por ello. En solo dos años regulados este tipo de economía ha crecido exponencialmente. En este artículo HelpMyCash.com nos explica las características y diferencias de cada uno para ponernos al día con esta nueva forma de ver las finanzas.

Tipos de ‘crowdfunding’ relacionados con las finanzas

Para poder diferenciar entre los cuatro tipos que existen en España actualmente una de las características principales es dos tipos están regulados por organismos oficiales por estar relacionados con la inversión y las finanzas y otros dos no están regulados y no tienen tanta relación con las finanzas.

El crowdlending, también conocido como préstamos P2P, es uno de los tipos de crowdfunding que más se han asentado en España y el que más capital mueve de los cuatro tipos. Estas plataformas actúan como intermediarios para personas que buscan financiación con inversores dispuestos a prestarles una parte del dinero a cambio de los intereses que generen los intereses del crédito. Un ejemplo de un préstamo P2P que opera actualmente en España es Younited Credit, el cual ofrece financiación a particulares. La plataforma será el intermediario que realizará los análisis de riesgo pertinentes y  asignará a cada solicitante un nivel de riesgo para que los inversores puedan elegir de acuerdo a este parámetro. Para poder ofrecer préstamos y permitir la inversión las plataformas deberán estar reguladas por la CNMV y por el Banco de España.

El otro tipo de crowdfunding, regulado por la CNMV, es el Crowdequity, plataformas P2P que sirven para invertir en empresas. La principal característica es que al invertir en pymes a través de estas plataformas tendremos acciones o partes de la empresa. Así, el beneficio estará ligado al crecimiento de dicho negocio.

‘Crowdfunding’ sin regulación de organismos oficiales

En el otro lado de los tipos de crowdfunding encontramos otros dos que, si bien tienen que ver con la economía colaborativa, no tiene una contraprestación económica para el inversor.

Por un lado nos encontramos el crowdfunding de recompensas, plataformas que ponen en contacto a autónomos, pymes o emprendedores que quieren llevar a cabo un pequeño proyecto como grabar un disco, publicar un libro, comenzar una marca de moda… por lo que nosotros colaboramos para ayudarlos. A cambio recibiremos una recompensa simbólica como podría ser una copia del CD, del libro o una camiseta.

El último tipo de crowdfunding, el de donaciones, se lleva haciendo mucho tiempo en España, pero de manera natural y no a través de una plataforma online. Este tipo de crowdfunding tiene como principal objetivo ayudar a personas o colectivos con un problema a través de donaciones. Entre las causas más comunes encontramos catástrofes naturales, operaciones médicas o mejoras en la salud (pagar prótesis, gafas, etc.). A cambio no recibiremos ninguna recompensa material; como bien indica su nombre se trata de una donación.

Aunque solo la mitad de los tipos de crowdfunding están relacionados con las finanzas para invertir u obtener fondos, conocerlos todos abre nuestra puerta a nuevas operaciones que podemos realizar en el nuevo mundo fintech.