Las claves para crear la app perfecta

Hoy en día, puedes controlar casi todos los aspectos de tu vida desde la palma de tu mano. La evolución continua de los dispositivos móviles lo ha permitido. El smartphone permite consultar información y gestionar servicios inmediata y fácilmente.

En España, entre el 80 y el 90% de la población cuenta con un smartphone y, según el último informe de The App Date, España cuenta con 27, 7 millones de usuarios activos de aplicaciones. Este estudio afirma también que los españoles dedican la mayor parte del tiempo a consultar apps (alrededor de un 89%).

Estos datos reflejan la importancia de la tecnología móvil para la población. Y no sólo la importancia; cada vez son más las empresas que se dan cuenta de las infinitas posibilidades que ofrece este tipo de tecnología, especialmente las apps: aumentar ventas, incrementar notoriedad, reducir costes, etc.

Pero con la cantidad de apps que hay en el mercado y la múltiples funciones que presentan, es muy complicado diseñar y llevar a cabo una aplicación perfecta que atraiga al usuario y que le convenza lo suficiente como para descargarla en su teléfono móvil. Si quieres explotar todas las ventajas que te ofrece tener tu propia app para tu marca, sigue estos consejos y conseguirás una app de éxito.

  • Presta atención a los sistemas operativos. Para cada sistema operativo es necesaria su correspondiente licencia de publicación (una no los cubre todos).
  • Define un prototipo inicial. A veces, queremos ser tan innovadores que no medimos bien qué necesitamos y qué no. Establecer un prototipo definido y ajustado a tus necesidades te permitirá evitar “meter con calzador” ciertas funciones que no son útiles para tu negocio.
  • El usuario es lo más importante. Presta especial atención a temas relacionados con la usabilidad y la experiencia del usuario como los idiomas, la rapidez de uso o la claridad de la información. El usuario no soporta apps lentas ni difíciles de entender.
  • Lo vital de la primera impresión. Es obvio que el buen funcionamiento de la app es clave, pero un diseño atractivo y cuidado llamará la atención de los consumidores, aumentando las descargas.
  • Utiliza la fase beta. Es probable que al desarrollar por primera vez una aplicación, ésta presente ciertos problemas. Algunos servidores ponen a nuestra disposición fases beta que nos permiten tener a un pequeño número de usuarios seleccionados que van probando los cambios y opinando sobre su funcionamiento.
  • Escucha y haz autocrítica. Respecto a los consejos anteriores, es importante que estés al tanto de lo que dicen los usuarios sobre tu app. Revisa sus quejas y sus necesidades e intenta mejorar aquello que no está funcionando. No sólo por esos usuarios en sí, sino porque las opiniones de éstos en los servidores condicionarán posibles descargas.
  • Seguridad. Este es uno de los puntos que mayor temor crea en el usuario. Las apps suelen tener acceso a información sensible del usuario, por lo que es imprescindible tener a su disposición una lista de permisos requeridos cuando se inicia la descarga de la aplicación.
  • Monetización. Deberás decidir qué pretendes conseguir con tu app: ingresos económicos o fama; si es de pago o gratuita. Si te decantas por cobrar por descarga, hay varios métodos: de pago, gratuita con publicidad, gratuita con opción a categoría Premium o gratuita con micropagos.
  • Viralidad. La aplicación es un producto más de tu empresa y, como tal, también necesita un plan de marketing. El objetivo es que la app obtenga la máxima visibilidad ya que, a más descargas, mejor posicionamiento. Para ello se pueden incluir funcionalidades relacionadas con las redes sociales o GPS.
  • Fidelizar al usuario. Muchas veces, el usuario se siente atraído por una app concreta y la descarga, pero acaba aburriéndose y olvidándose de ella. Tan importante como que la descargue es que la utilice. Se puede potenciar el engagement mediante el envío de notificaciones con novedades o promociones.