Mejora la tasa de empleabilidad entre los menores de 25 años

Randstad, la empresa de recursos humanos número 1 en España y en el mundo, ha realizado un análisis de la situación laboral de los ocupados menores de 25 años. Para ello, ha analizado la evolución de los trabajadores de este grupo de edad en función de su nivel formativo, el sector donde desarrollan su actividad laboral y la región donde residen, a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al cuarto trimestre de la última década.

Randstad detecta que la tasa de ocupación de los menores de 25 años es del 66,5%, la segunda cifra más elevada de la serie analizada, sólo superada en 2008 (71%). Desde aquel año se encadenaron cinco años de decrecimiento. Este índice registró su menor volumen en 2013, cuando bajó hasta el 45,1%. A partir de este momento, la tasa de ocupados creció durante cinco ejercicios consecutivos, hasta el 66,5% actual. En términos absolutos, 996.800 profesionales menores de 25 años se encuentran trabajando actualmente, un 7% más que la cifra registrada hace un año (931.700).

Aunque la tendencia es positiva, los índices de empleo de este grupo en España aún se encuentran lejos de la media europea (85,2%) y de países como Alemania (93,8%), Países Bajos (92,8%), Reino Unido (87,9%), Portugal (79,8%) o Francia (78,9%), según los datos de Eurostat.

La tasa de ocupación de profesionales menores de 25 años en nuestro país sólo es superior en Europa a los datos de Italia (65,3%) y Grecia (56,4%).

A mayor nivel educativo, mayor tasa de ocupación

El análisis de Randstad pone de relevancia que existe una relación directa entre la formación del profesional y sus oportunidades en el mercado laboral. En este sentido, a mayor nivel educativo alcanzado, mayor es la tasa de ocupación entre los trabajadores más jóvenes. El porcentaje de los profesionales que cuentan con formación superior es del 75,2%, la segunda tasa más elevada desde 2009, con 279.300 empleados. Con respecto a 2017, esta tasa se ha visto reducida un ligero 1,5% tras cuatro años consecutivos de crecimiento.

Tras los menores de 25 años con formación superior, los profesionales que cuentan con estudios secundarios tienen la segunda tasa de ocupación más elevada. En concreto, el 65,2% de los empleados de este colectivo se encuentran actualmente trabajando, lo que supone un total de 683.900 profesionales, un 12,2% más que hace un año.

En el lado opuesto, se sitúan los empleados menores de 25 años con formación primaria. En este caso, la tasa de ocupación de este colectivo es del 42,6%. Es decir, menos de la mitad de activos de este colectivo se encuentra trabajando. En concreto, 33.600 jóvenes con estudios primarios tienen un trabajo, una cifra que se vio reducida un 17,2% con respecto a 2017.