Ocho de cada diez jóvenes con formación superior están trabajando

Randstad ha realizado un estudio sobre los ocupados menores de 25 años. Para ello, ha analizado la tasa de ocupación y el número de ocupados de esta edad según su nivel de formación, el sector en el que desarrollan su actividad laboral y la comunidad autónoma en la que residen.

Randstad ha tenido en cuenta la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2008 a 2018, publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El análisis de Randstad destaca que los profesionales menores de 25 años con formación superior son aquellos que registran la mayor tasa de ocupación por nivel de formación. En concreto, este colectivo de profesionales, tras cuatro años de aumento, ha alcanzado una tasa de ocupación del 78,7%, lo que supone un aumento de casi 20 puntos porcentuales desde 2014, primer dato disponible.

Cuando se analiza el resto de colectivos, Randstad destaca que, a mayor nivel educativo, mayor es la tasa de ocupación. Tras los empleados con educación superior se sitúan aquellos que han cursado estudios secundarios (60,6%) y, por último, los que disponen de formación primaria (42,7%). Llama la atención que todos los grupos analizados han registrado la cifra más elevada desde 2014, el primer año para el que existen datos.

En análisis de Randstad detecta, además, que los profesionales con formación superior y secundaria han aumentado de manera constante desde 2014, mientras que los que disponen de educación primaria, han experimentado subidas y bajadas en el periodo analizado.

La tasa de ocupación de los menores de 25 años aumenta durante cinco años

Randstad también ha analizado la evolución de la tasa de ocupación de los menores de 25 años durante la última década y ha comparado su progreso con la tasa de ocupación de todos los trabajadores. El análisis destaca que, tras cinco años de incremento constante, la tasa de ocupación de los empleados menores de 25 ha alcanzado la tasa más elevada de los últimos nueve años (63,7%). Cuando se estudia la serie histórica, Randstad detecta que, tras alcanzar la cifra más elevada en 2008 (78,9%), este indicador del mercado laboral descendió durante cinco años hasta mostrar la tasa de ocupación más baja de toda la serie histórica en 2013 (43,1%). Desde ese punto, volvió a crecer hasta superar el 63% en este ejercicio.

El comportamiento de la tasa de ocupación a nivel nacional ha sido igual a la de los menores de 25 años. Es decir, alcanzó su cifra más elevada en 2008 (90,4%) para después descender hasta la cifra más baja (73,1%) en 2013, y volver a crecer durante los siguientes cinco ejercicios. Durante todo el periodo analizado, la tasa de ocupación de menores de 25 años se ha situado por debajo de la media nacional.

En términos absolutos, durante el primer trimestre de 2018, más de 902.000 menores de 25 se encuentran trabajando, lo que supone un incremento del 8,9% respecto al año anterior, un 51,8% menos que en 2008, cuando se registraban más de 1,8 millones de empleados menores de esa edad.