¿Por qué te interesa una cuenta online si eres estudiante?

Llegó la hora de volar del nido. La época universitaria es para muchos jóvenes la primera toma de contacto con el mundo real y las finanzas. Mudarnos a la gran ciudad, compartir piso y gastos, pagar el alquiler, abonar las cuotas de nuestros estudios o simplemente solicitar una beca pueden ser algunos de los motivos que nos llevarán a abrir una cuenta bancaria para estudiantes.

Se trata de cuentas para jóvenes de entre 18 y 30 años que suelen ofrecer una operativa básica gratuita. Según los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com, este target de audiencia guarda un especial interés a largo plazo para el banco, puesto que si consigue fidelizarlo y mantenerse como su entidad principal, aumenta la probabilidad de que este sea rentable en un futuro.

Pero ¿qué opción es más beneficiosa para los jóvenes universitarios: abrir una cuenta joven que ofrezca ventajas hasta una cierta edad o una cuenta online que permita operar gratis siempre?

Elige pensando en el futuro

A menudo, las cuentas joven suelen estar exentas de comisiones de mantenimiento, administración e incluso por tarjetas o transferencias. Pero, ahora mismo ¿dista mucho lo que ofrecen las cuentas joven de lo que ofrecen las cuentas 100% online?

Pongamos un ejemplo: no tenemos ingresos mensuales, solo recibimos dinero cuando nuestros padres realizan una transferencia a nuestro favor. Si nos fijamos en la opción que ofrece la entidad BBVA para jóvenes, la Cuenta Blue de BBVA, observaremos que, si tenemos entre 18 y 29 años, disfrutaremos de la cuenta y tarjeta gratis a cambio de realizar únicamente un movimiento mensual con la tarjeta. En cambio, la Cuenta Online Sin Comisiones de BBVA, una cuenta que solo permite la apertura y operativa a través de los canales digitales, nos ofrecerá lo mismo si somos nuevos clientes de la entidad y realizamos la apertura a través de la web o desde nuestro dispositivo móvil, tengamos la edad que tengamos.

Ante esta situación, los expertos de HelpMyCash.com aconsejarían abrir la Cuenta Online Sin Comisiones por un motivo: la cuenta y la tarjeta de débito asociada serán gratuitas año tras año. Si abrimos la Cuenta Blue de BBVA, no pagaremos solo hasta los 29 años. Después, al cambiar de tipo de cuenta, no disfrutaríamos de las condiciones de ser nuevos en la entidad y, por ende, la tarjeta de débito asociada y la cuenta tendrían costes si no cumpliéramos con los requisitos de vinculación.

El caso de Banco Santander es distinto. En su catálogo de cuentas no ofrece una cuenta online sin comisiones ni requisitos para todos los clientes, solo lo hace para aquellos que tengan entre 18 y 31 años de edad con la Cuenta Smart de Santander Smartbank. Esta cuenta sin comisiones para millennials podría competir con la Cuenta Corriente Open de Openbank, el banco digital de Banco Santander. La Cuenta Corriente Open, además de ser gratuita y sin requisitos de vinculación para todos los clientes sin importar la edad, nos permitirá disfrutar de retiradas de efectivo de todos los cajeros del banco cántabro en España, que ascienden a más de 7.500.

Por su lado, CaixaBank ha dejado de ofrecer la Cuenta Joven. ¿El motivo? Ha desarrollado una nueva opción para jóvenes: el banco móvil imaginBank. La Cuenta Corriente imagin ofrece toda la operativa básica gratis a través del smartphone y, además, sin límite de edad y sin condiciones ni requisitos.

Pierde el miedo a cambiar de banco

¿Por qué pagar por un servicio que otro banco ofrece gratuitamente? Es muy común cambiar de compañía de teléfono móvil o Internet, pero no tanto de entidad bancaria. Si no queremos pagar de más, deberemos buscar nuevas opciones más económicas, que acostumbran a encontrarse en la banca online o fintech, entidades que permiten la contratación de cuentas bancarias sin comisiones ni condiciones y, además, con una experiencia 100% digital.

Y es que dejar de ser jóvenes no implica el pago obligado de comisiones. Si contamos con una cuenta joven o tenemos intención de abrir una por las ventajas específicas que nos ofrece, no debe asustarnos el hecho de cambiar de banco cuando nos acerquemos a la edad límite. Los expertos recomiendan revisar en el contrato del producto la edad máxima en la que el banco empezará a cobrarnos por la operativa bancaria. Con esta información, será más fácil buscar y comparar otras alternativas y eludir así el pago de costes por el servicio bancario más habitual.