Uno de cada siete españoles tiene un préstamo personal actualmente

Esta semana se ha publicado la última encuesta de competencias financieras del Banco de España. En este documento se muestran los resultados de un sondeo entre una población de todas las regiones y de distintos extractos sociales y labores. Los datos extraídos nos muestran que el 14 % de los españoles, lo que supone más de uno de cada siete habitantes, tiene una deuda contraída en forma de crédito al consumo.

Los préstamos personales son el principal motor del mercado financiero, según confirman desde el comparador de préstamos online HelpMyCash.com. Tanto es así que, durante el pasado año, el montante de dinero prestado para la adquisición de una vivienda (hipotecas) se ha visto superado por el de los créditos al consumo. No obstante, el producto financiero más popular entre los españoles es la tarjeta de crédito, de la que disponen un 16 % de la población nacional.

Canarios, valencianos y navarros, los que más recurren a los préstamos

El sondeo del organismo regulador financiero arroja también información de las distintas comunidades autónomas de nuestro país. De este modo podemos  comprobar que los habitantes que más a menudo recurren a los préstamos personales son los de Canarias, con un 26 % de los habitantes del archipiélago en uso de un crédito. Les siguen, aunque bastante alejados, los ciudadanos de la Comunidad Valenciana (21 %) y de la Comunidad Foral de Navarra (20 %).

En el lado opuesto de la tabla, en el que se sitúan las comunidades con menos prestatarios por habitante, se produce un curioso paralelismo, pues podemos encontrar también una región de interior, una costera y una isleña. Se tratan de Castilla-La Mancha (15 %), Cantabria (15 %) y las Islas Baleares (16 %).

Hombre, con educación secundaria y autónomo, el perfil más habitual

El resto de los apartados de la encuesta sobre el uso de herramientas de financiación sesga la población en aspectos independientes de la comunidad autónoma en la que estén inscritos. En el caso de la comparación de género, los hombres se endeudan más a menudo con un préstamo (20 %) que las mujeres (16 %). En cuanto a la formación, se han establecido tres tipos de niveles educativos: educación primaria (17 %), secundaria (20 %) y superior (18%). En este aspecto, la inclinación a la contratación de préstamos parece desvincularse de todo tipo de proporcionalidad con el nivel de formación del solicitante.

La distinción que sí nos muestra una gran influencia en el porcentaje de prestatarios es el ámbito laboral. En lo que a esto respecta, son los trabajadores por cuenta propia los que más créditos vigentes disfrutan (el 28 % de los autónomos tiene un préstamo) en comparación con los trabajadores asalariados (22 %)  y muy por encima de los desempleados (15%) y los pensionistas (13 %). Los trabajadores por cuenta ajena son más propensos a recurrir a la financiación debido a la índole de su vida laboral. Ampliar un negocio, afrontar una factura inesperada o los retrasos en los pagos de clientes son algunas de las razones por las que estos trabajadores suelen acudir a una financiera en busca de una inyección de circulante.

Otro de los datos que cabe destacar, especialmente por la tendencia a pensar que son las personas con menos solvencia las que acuden a la financiación, es la diferenciación por ingresos en el hogar. Los datos del Banco de España desmienten esta teoría, pues nos muestran que las familias que más disfrutan de un préstamo son aquellas que ingresan más de 44.500 euros anuales (21 %), en comparación con las familias que ingresa entre 14.501 y 44.500 euros (20 %) y aquellas que cobran menos de 14.500 euros anuales (19 %).