¿Viajas al extranjero este verano? Ten cuidado al cambiar la moneda en tu banco

Tres de cada diez españoles pasarán estas vacaciones de verano en un destino internacional, según el Informe sobre Hábitos y Comportamientos del Turista Nacional, elaborado por el Observatorio Nacional de Turismo Emisor. Las preocupaciones para un viaje así suelen estar relacionadas con las reservas de alojamiento, de transporte o el tipo de comida. Pero viajar a un país extranjero, sobre todo si está fuera de la Unión Europea, es sinónimo de cambiar de divisa. Y no todos tenemos claro cuál es la mejor opción para hacerlo.

Para cambiar euros a la moneda del país, la opción natural es acudir a la entidad bancaria, ya que permite disponer de billetes antes de empezar el viaje. Los bancos son conscientes de esto y las tarifas que aplican para conseguirlos son bastante elevadas.

Los problemas para conseguir el dinero en el banco

Llevar en la cartera unos cuantos billetes antes de emprender el viaje da seguridad. Ante cualquier imprevisto, siempre es positivo llevar dinero en efectivo para poder solucionarlo rápidamente.

Pero el coste de conseguir la nueva divisa antes de irse de viaje no es bajo. La mayoría de los bancos permiten que sus clientes puedan adquirirlos directamente en sus oficinas. Pero no es tan sencillo como parece. Generalmente, si se trata de monedas habituales, como el dólar americano o la libra esterlina, no tendremos que esperar para conseguirlos.

Pero si nuestro destino final es un país con una divisa no tan común, es probable que el banco no disponga de ella en ese momento y tengamos que esperar unos días. Algunas entidades, como CaixaBank, BBVA o Bankia permiten reservar la moneda por Internet y recogerla posteriormente en una oficina bancaria. Otras, como Santander o Bankinter, solo permiten reservar las monedas directamente desde la oficina, lo que hará que tengamos que presenciarnos dos veces a la sucursal.

Pocos bancos son los que facilitan la vida a sus clientes. De hecho, solo tres, EVO Banco, Self Bank e ING. Los tres disponen de un servicio para enviar a sus clientes la nueva divisa directamente a casa.

¿Y cuánto cuesta?

Si ya hemos tenido dificultades para cambiar la moneda, cuando veamos las tarifas que nos aplican aún nos gustará menos el proceso. Tanto el coste de los bancos como el de las casas de cambio (sobre todo si están en el aeropuerto) son los más elevados.

Para ilustrarlo con un ejemplo; a día 16 de julio, en CaixaBank vendían billetes de dólar a 1,1256, en Santander a 1,1370 y en BBVA a 1,1189. Y el tipo de cambio de dólar oficial estaba al 1,1720.

Y hacerlo en una casa de cambio del aeropuerto tampoco sale a cuenta. Allí por cada euro nos darían únicamente 1,0762 dólares.

La mejor opción para ahorrar con las divisas

Entonces ¿qué opciones nos quedan? La clave está en el banco donde tenemos abierta la cuenta, explican desde el comparador HelpMycash.com. Algunos bancos ofrecen a sus clientes la posibilidad de sacar efectivo de cualquier cajero del mundo aplicándole el cambio de divisa real y sin cobrarle comisiones.

Si bien algunos se sienten seguros cambiando algunos billetes antes de emprender el viaje, no deberíamos cambiarlo todos en la sucursal del banco. Podemos conseguir una pequeña parte y el resto sacarlo directamente desde un cajero automático del país.

Por ejemplo, los clientes de N26 pueden hacerlo en todos los cajeros en euros cinco veces gratis cada mes. Y si lo hacen en uno con otra divisa, se les aplicará una comisión del 1,7 % sobre el importe retirado (aunque esta se puede evitar contratando el plan premium con coste de 9,90 euros al mes).