Vodafone, Contazara y Canal de Isabel II se unen para el desarrollo de la Telelectura Inteligente de contadores de agua

La iniciativa surgió a comienzos del año 2017, con la publicación por Canal de Isabel II de un anuncio en el que se manifestaba el interés de esta empresa en llevar a cabo una serie de pilotos que permitieran testear la viabilidad de la tecnología de comunicaciones NB-IoT (Banda estrecha para el Internet de las cosas), estándar de reciente aparición, como solución para la telelectura de contadores de agua frente a otras opciones. Este anuncio de Canal de Isabel II iba dirigido a las grandes operadoras de comunicaciones, así como a los fabricantes de contadores.

Fruto de este anuncio, se suscribió el acuerdo de colaboración entre Vodafone, Contazara y Canal de Isabel II. Con este acuerdo, las tres corporaciones han sido las primeras compañías en probar la tecnología NB-IoT en el entorno de la telelectura en el mundo del agua.

El proyecto consiste en el despliegue de 64 módulos de comunicaciones, con los que se realiza la telelectura horaria de cerca de 1.200 contadores distribuidos por distintas áreas geográficas del municipio de Madrid, incluidos lugares emblemáticos como el Real Jardín Botánico o el Museo del Prado. Estos módulos, diseñados por Contazara, monitorizan horariamente el consumo de agua de cada ubicación. Dicha información se transmite de forma inalámbrica a través de la red de Vodafone mediante tecnología NB-IoT.

El objetivo es analizar la viabilidad del uso de la tecnología NB-IoT aplicada para la gestión eficiente del consumo de agua. La tecnología NB-IoT tiene unas características que a priori hacen pensar que puede ser viable para proporcionar comunicaciones en el mundo del agua, en el cual, los requerimientos de cobertura, transmisión y batería son muy exigentes.

En este sentido, esta tecnología mejora significativamente el consumo energético en la transmisión inalámbrica de la información y aumenta la capacidad del sistema y su eficiencia espectral. Esto resulta especialmente útil en la denominada ‘cobertura profunda’: mayor alcance y penetración de cobertura, más apta para sótanos, cuartos de contadores u otras ubicaciones de difícil accesibilidad radioeléctrica con las tecnologías actuales.

Vodafone desplegó la primera red comercial NB-IoT en diferentes ciudades españolas en febrero de 2017 y, tras un despliegue progresivo, la red comercial está disponible ya en más de 33 ciudades repartidas por todo el territorio nacional.

Para Vodafone, este acuerdo supone un paso más en el desarrollo de aplicaciones de la tecnología NB-IoT. “Los resultados obtenidos en los últimos meses, en cuanto al éxito en la recepción de medidas y el consumo de batería, parecen apuntar a que NB-IoT es una tecnología viable para este ámbito. La aplicación de esta tecnología redundará en la mejora de procesos que afectarán no sólo a la medida del consumo y operación de la red de agua, sino también a la relación con los clientes y el mejor entendimiento del uso que hacen de dicho recurso”, afirma Daniel Barallat, IoT country manager en Vodafone España.

Por su parte, Juan Ignacio Zubizarreta, Director Comercial de Canal de Isabel II, afirmó que este proyecto se encuentra enmarcado dentro de una de las grandes líneas estratégicas de la empresa para el período 2018-2030, constituyéndose de hecho en uno de los planes estrella de estas líneas estratégicas, en concreto, la que persigue reforzar el compromiso y la cercanía con el usuario. Hasta ahora, la falta de estandarización en los sistemas de telelectura existentes en el mercado, habían impedido que Canal de Isabel II, que debe garantizar la mayor concurrencia posible en sus procesos de licitación, pudiera desarrollar un proyecto de este tipo.

Con la aparición de la tecnología NB-IoT, que constituye un estándar de comunicaciones liderado por la organización 3GPP, y en la que las infraestructuras de comunicaciones son gestionadas por los operadores comerciales de telecomunicaciones, se solventaría este aspecto. Además, en principio esta tecnología aporta una mejor y mayor cobertura, al aumentar el grado de penetración en interiores, y también un menor consumo energético de los dispositivos, aspectos éstos fundamentales para un escenario en el que los contadores de agua se encuentran en ocasiones en ubicaciones complejas, como sótanos o cuartos de contadores bajo rasante, y sin posibilidad de alimentación eléctrica.

Para Canal de Isabel II, el fin último de este proyecto es poder ofrecer a sus clientes una información más completa y detallada sobre cómo están realizando su consumo, ayudándoles a detectar posibles incidencias en su instalación que puedan provocar una pérdida de agua y, con ello, reducir el impacto que este tipo de incidencias puedan tener en su factura, así como a realizar un consumo lo más respetuoso y eficiente posible con el medio ambiente. Pero también este sistema aporta a Canal de Isabel II más información para poder realizar una gestión y explotación de la red de distribución lo más eficiente posible. Todo ello, con objeto de asegurar una gestión sostenible de un recurso esencial y limitado como es el agua de la Comunidad de Madrid. La empresa pública lleva más de una década estudiando el uso de tecnologías avanzadas de telelectura que mejoren su actividad comercial y el servicio prestado a sus clientes en la Comunidad de Madrid.

Para CONTAZARA este proyecto innovador supone demostrar una vez más la enorme ventaja que supone el uso de contadores digitales de agua con protocolo estándar según UNE82326:2010, ya que con un único módulo NBIoT es suficiente para la lectura de hasta 50 contadores, reduciendo los costes en hardware, comunicaciones y mantenimiento de forma significativa. Desde hace muchos años Contazara suministra este tipo de contadores en las grandes ciudades de España, a partir de ahora, estos usuarios tendrán otro sistema de comunicaciones disponible para leerlos de forma remota, con gran número de datos de consumo para una gestión avanzada del recurso.